domingo, 23 de abril de 2017

San Jorge

Por PABLO ARO GERALDES
La leyenda narra que en tierras de Capadocia (hoy en Turquía) había un Dragón que atacaba constantemente al reino. El pueblo decidió que para evitar las agresiones entregarían cada día a una persona para que sea devorada por el dragón y así eludir daños mayores. Todos los días se hacía un sorteo y el desfavorecido era enviado a la cueva del dragón. Un día del sorteo salió el nombre de la princesa, quien fue voluntariamente, aunque muchos se ofrecieron para ser sacrificados en su lugar. Fue caminando hasta la guarida del dragón y cuando éste la iba a devorar apareció un soldado romano, a quien llamaban Jorge de Capadocia, y la rescató. Jorge mató al Dragón clavándole la espada en el corazón y de la sangre que fluyó nació una rosa.

En 303, Diocleciano emitió un edicto autorizando la persecución sistemática de los cristianos a lo largo y ancho del Imperio Romano. Su césar Galerio fue el responsable de la decisión y continuaría la persecución durante su propio reinado (del 305 al 311). Jorge recibió órdenes de participar en la persecución, pero prefirió dar a conocer su condición de cristiano y criticar la decisión del emperador. La reacción de Diocleciano no tuvo clemencia: ordenó que lo torturasen. Jorge soportó sin demostrar una sola queja, y posteriormente fue decapitado frente a las murallas de Nicomedia (también hoy en Turquía) el 23 de abril del 303. Los testigos de sus sufrimientos convencieron a la emperatriz Alejandra y a una anónima sacerdotisa pagana a convertirse al cristianismo: pasarían a unirse a Jorge en el martirio. Su cuerpo fue devuelto a Lydda (luego Diospolis, actualmente Lod, en Israel, donde nació su madre), para ser enterrado.

Ya mártir, en 494 Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I. A San Jorge se le atribuye haber vivido entre el 275 o 280 y el 23 de abril de 303.

Su popularidad en la Edad Media lo llevó a ser uno de los santos más venerados por las diferentes creencias cristianas e incluso —en un fenómeno de sincretismo— en el mundo musulmán y en las religiones afroamericanas. Hoy San Jorge es el patrono de diversas naciones y territorios, entre ellos Inglaterra, Georgia, Etiopía, Lituania, Bulgaria, Portugal y Catalunya. En esta última nación, cada 23 de abril se rememora la bella leyenda con esta costumbre: los hombres le regalan una rosa a sus mujeres, y las mujeres un libro a los hombres. Es el día de Sant Jordi y el día internacional del libro. En España es patrono de Aragón y de las localidades de Cáceres y Alcoy, entre otras. También lo es de Moscú (Rusia) y Génova (Italia).

Además de patrono de este blog (?), San Jorge apadrina a soldados, agricultores, presos, herreros, artistas de circo, boy scouts, etc. ¿Y el fútbol? La imagen de San Jorge venciendo al Dragón aparece en decenas de clubes alrededor del mundo. Muchos otros llevan su nombre. Este no es más que un repaso por algunas de estas instituciones, a manera de recordación y veneración:
En España la silueta de Jorge resalta en los logos de la Penya Esportiva Sant Jordi (Ibiza-Formentera), el Gazul CD (Alcalá de los Gazules, Andalucía); el ALLE San Jordi FC (Sant Jordi, Catalunya), el CD Jorgense, el CF Sant Jordi (Valencia) y el PE Sant Jordi Atlético.

Italia, país apegadísimo a las tradiciones religiosas, tiene al menos una decena de equipos con el caballero Jorge en sus blasones: USO San Giorgio Cellatica, ASD San Giorgio 2005 Catania, San Giorgio Canavese, USD Palau, Castel San Giorgio, ASC St. Georgen, ASD Virtus Poggio Berni, Unione Sportiva Varzese, Atletico San Giorgio Jonico y PS San Giorgio a Cremano.

El nuevo mapa del centro europeo y los Balcanes también tiene una fuerte presencia de San Jorge en los clubes de fútbol. Así lo testimonian el TJ Veľké Bierovce-Opatovce (Eslovaquia), el OFK Kasindo (Bosnia Hercegovina) y FC Baník Slovinky (también eslovaco).

En el oriente europeo está la veneración original. Aparece en los escudos del FC Sfintul Gheorghe Suruceni (Moldavia) y en los griegos como Neoi Stimagkas y Agios Dimitrios Patron.

Los ingleses, creadores del fútbol, llevaron el símbolo de San Jorge a sus colonias. Así el ícono aparece en el escudo del St. George's Colts (Bermuda) o en los de Sunshine George Cross y St. George Saints, ambos de Australia.

En los principales países de Europa se venera al santo caballero con la misma pasión que despierta el deporte rey. Así aparece su figura en los escudos del Saint Georges sur Loire (Francia), el Roman Glass St. George FC (Inglaterra) y el SV Rambin 61 (Alemania).

A través de la región alpina la imagen de San Jorge se refleja en las insignias del FC Stein am Rhein (Suiza), el SCU St. Georgen am Ybbsfeld (Austria) y el NK Šentjur (Eslovenia).


El Saint George FC fue fundado en Addis Abeba por griegos cuando la Italia fascista invadió Etiopía en 1935. Enseguida se convirtió en un símbolo del nacionalismo etíope. Al caer el Eje, no había otros equipos en el país, así que tuvo que jugar en el extranjero hasta que en 1947 comenzó la liga etíope. El equipo aurirojo, al que los etíopes también llaman "Kedus Giorgis", ganó 24 veces la Ethiopian Premier League y 9 copas nacionales.

En la Argentina, el Club Atlético San Jorge es una gran institución de la provincia de Santa Fe que trasciende lo fútbolístico. Pero en este deporte tiene una alegría reciente: en 2009 ascendió por primera vez en su historia al Torneo Argentino B, luego de recorrer todo el país con un equipo netamente local y ganar el ascenso desde el Torneo del Interior. Fue fundado el 23 de junio de 1912.

Entre 2005 y 2007 Inglaterra lució una camiseta Umbro con un diseño especial: sobre su hombro derecho llevaba la cruz de Saint George, la misma que luce su bandera. Esta cruz roja aparece también en muchos clubes europeos como Barcelona, Bologna o Genoa, por nombrar a algunos. La Sampdoria, por ejemplo, además de su escudo lleva una cruz de San Jorge en el medio del pecho.

Desde la temporada 2010 Rusia lleva en su camiseta el escudo nacional en vez del de la Unión Rusa de Fútbol (Российский Футбольный Союз). Lo que destaca es que en medio del águila bicéfala de oro aparece la figura de San Jorge clavándole su lanza al dragón. La representación gráfica más antigua de un jinete con lanza (1390) figura en un sello del príncipe de Moscú, Vasiliy Dmitriyevich. El dragón (o a veces un serpiente) fue añadido durante el mandato de Iván III. San Jorge se convirtió en adelante en el patrono de Moscú y, por extensión, de Rusia.

Otros nombres de San Jorge: Άγιος Γεώργιος (griego), Sanctus Georgius (latín), Saint George (inglés), San Giorgio (italiano), Георгий Победоносец (ruso), Heiligen Georg (alemán), Sfântul Gheorghe (rumano), Svatý Jiří (checo), Свети Георгије (serbio), القديس جرجس (árabe), Święty Jerzy (polaco), Szent György (húngaro), São Jorge (portugués), Sant Jordi (catalán), ゲオルギウス (japonés), 圣乔治 (chino). En Francia se lo conoce como Georges de Lydda.

jueves, 20 de abril de 2017

Los colores de los clubes del mundo

La Rec.Sport.Soccer Statistics Foundation, conocida por su sigla RSSSF, es una fundación que desde diciembre de 1994 recopila records y estadísticas de fútbol de todo el planeta. Desde 2000 tengo el privilegio de ser miembro de la RSSSF y me encargo, junto a varios colegas de diferentes países del mundo, de la información concerniente a clubes.
Al pulsar sobre cada link se abrirá, en inglés, el archivo original con los colores de los clubes de cada país. Unos están más actualizados que otros; en todos encontrarás la dirección de correo del responsable por si quieres apuntarle nuevos equipos o corregir determinada información.

Sudamérica - Conmebol
Argentina
Bolivia
Brasil
Chile
Colombia
Ecuador
Paraguay
Perú
Uruguay
Venezuela


Europa - UEFA
Albania
Alemania
Andorra
Armenia
Austria
Azerbaiján
Belarús
Bélgica
Bosnia-Hercegovina
Bulgaria
Chipre
Croacia
Dinamarca
Escocia
Eslovaquia
Eslovenia
España
Estonia
Feroe
Finlandia
Francia
Gales
Georgia
Gibraltar
Grecia
Holanda
Hungría
Inglaterra
Irlanda
Irlanda del Norte
Islandia
Israel
Italia
Kazajstán
Kosovo
Letonia
Liechtenstein
Lituania
Luxemburgo
Macedonia
Malta
Moldavia
Montenegro
Noruega
Polonia
Portugal
República Checa
Rumania
Rusia
San Marino
Serbia
Suecia
Suiza
Turquía
Ucrania


Asia - AFC
Afganistán
Arabia Saudita
Australia
Bahrein
Bangla Desh
Bhután
Brunei Darussalam
Camboya
China
Corea del Sur
Emiratos Árabes Unidos
Guam
Hong Kong
India
Indonesia
Irak
Irán
Japón
Jordania
Kirguizstán
Kuwait
Líbano
Macao
Malasia
Maldivas
Mongolia
Myanmar
Nepal
Omán
Pakistán
Palestina
Qatar
Singapur
Siria
Sri Lanka
Tailandia
Tajikistán
Turkmenistán
Uzbekistán
Vietnam
Yemen


África - CAF
Angola
Argelia
Benín
Botswana
Burkina Faso
Burundi
Camerún
Chad
Comoras
Congo
Costa de Marfil
Dem.Rep. of Congo
Djibouti
Egipto
Eritrea
Etiopía
Gabón
Gambia
Ghana
Guinea
Guinea Ecuatorial
Kenia
Lesotho
Liberia
Libia
Malawi
Malí
Marruecos
Mauricio
Mauritania
Mozambique
Namibia
Nigeria
Rep. Centroafricana
Rwanda
Senegal
Seychelles
Sierra Leona
Somalía
Sudáfrica
Sudán
Swazilandia
Tanzania
Togo
Túnez
Uganda
Zambia
Zimbabwe


Oceanía - OFC
Fiji
Islas Cook
Islas Salomon
Nueva Caledonia
Nueva Zelanda
Papua Nueva Guinea
Samoa
Samoa Estadounidense

Tahití
Tonga
Vanuatu



Norte, centroamérica y Caribe - Concacaf
Anguila
Antigua y Barbuda
Aruba
Barbados
Belice
Bermuda
Canadá
Costa Rica
Cuba
Curaçao
El Salvador
Estados Unidos
Guatemala
Guyana
Haití
Honduras
Islas Caimán
Islas Vírgenes Británicas
Jamaica
México
Nicaragua
Panamá
Puerto Rico
República Dominicana
Saint Kitts y Nevis
Saint Lucia
Surinam
Trinidad y Tobago
Turks y Caicos


No afiliados a FIFA
Chipre del Norte
Estados Federados de Micronesia
Groenlandia
Guadalupe
Guyana Francesa
Isla Ascensión
Isla de Man
Isla de Wight
Islas Marianas del Norte
Islas Marshall
Kurdistán
Martinica
Mayotte
Mónaco
Palau
Reunión
St. Helena

Somalilandia
Tuvalu
Vaticano



martes, 18 de abril de 2017

Viv Anderson, el primer negro en la selección inglesa

Los barcos ingleses se aventuraron por los siete mares conquistando tierras lejanas a la fuerza. Explotaron sus recursos y esclavizaron a su población, a la que sometieron a los designios de su Monarquía.
Libres a medias, muchos de los nacidos en esas colonias, quisieron probar mejor suerte emigrando a Inglaterra, donde el racismo se hacía sentir. Los suburbios de las ciudades industriales se poblaron de inmigrantes africanos, antillanos, asiáticos... Sus hijos nacían en suelo británico y, como los demás niños, amaban al fútbol pero parecían ciudadanos de segunda categoría.

Hijo de inmigrantes jamaiquinos, Vivian Anderson nació en Clifton. Y no fue fácil para él jugar con naturalidad en la elite del fútbol inglés, que por aquel 1978 no se llamaba aún Premier League: los aficionados del Nottingham Forest lo amaban, pero como visitante debía afrontar insultos de hinchas, cánticos racistas y hasta que le lanzaran bananas.

El seleccionador Ron Greenwood fue quien que confío en él para integrar la defensa inglesa y también para romper el muro del racismo. Anderson salió a la cancha para el partido contra Checoslovaquia del 29 de noviembre de 1978. Inglaterra ganó 1-0.

El jugador, que fue con Inglaterra a los Mundiales 1982 y 1986, dijo: "Espero haber allanado el camino". Hoy recuerda su debut con orgullo: "La reina me envió un telegrama, al igual que Elton John, así que claramente era un gran acontecimiento en ese momento, pero no para mí", dijo a BBC Radio Nottingham.

El resultado de aquel partido hoy ya es anecdótico: tuvieron que pasar 106 años para que la Selección Inglesa convocara a un jugador de raza negra. Viv Anderson, lateral derecho del Nottingham Forest, fue el primero.
Selección inglesa de 1980. Arriba: Viv Anderson, Garry Birtles, Peter Barnes, Ray Kennedy, Dave Watson, Larry Lloyd y Glenn Hoddle. En el medio: David Armstrong, Kevin Reeves, Phil Neal, Peter Shilton, Joe Corrigan, Ray Clemence, Phil Thompson, Paul Mariner, David Johnson y Mick Mills. Sentados: Kenny Sansom, Trevor Cherry, Terry McDermott, Emlyn Hughes, Kevin Keegan, Tony Woodcock, Ray Wilkins, Steve Coppell (Foto de Bob Thomas)
Durante las temporadas siguientes vestiría 30 veces la camiseta de Inglaterra, ganó la Copa de Europa (1979 y 1980) y la Supercopa de Europa (1979) con el Nottingham Forest. Luego Anderson pasó a representar a Arsenal, Manchester United, Sheffield Wednesday, Barnsley y Middlesbrough antes de convertirse en asistente del técnico Bryan Robson en Middlesbrough, ya al borde del retiro.

En 1997 fue elegido por la hinchada de los Tricky Trees del Forest dentro del XI ideal de todos los tiempos del club. Su hijo Charlie también es futbolista: juega en el Macclesfield Town, club de la Conference Premier (quinta división). Ocasionalmente, Anderson es comentarista de la Manchester United TV.