jueves, 29 de junio de 2017

Oriundi: argentinos en la selección italiana

Veintidós argentinos vistieron la camiseta azzurra y cinco de ellos llegaron a la gloria máxima de levantar una Copa del Mundo. Conocé a los "oriundi".

Actualización del artículo originalmente publicado en Goal.com
Por PABLO ARO GERALDES

Medio centenar de futbolistas extranjeros defendieron a la selección italiana, entre ellos 28 argentinos. El primero de todos fue el rosario Emilio Baldini, del Bologna, que disputó dos partidos en los Juegos Olímpicos Amberes 1920.
Estos son los 221 jugadores que vistieron la azzurra en la selección mayor, entre los que se destacan 5 campeones del mundo (entre paréntesis, los partidos y goles):



  • Antonio Valentín Angelillo (2/1)
  • Emilio Baldini (2/1)
  • Mauro Camoranesi (55/5) *
  • Renato Cesarini (11/3)
  • Atilio Demaría (13/3) *
  • Enrique Guaita (10/5) *
  • Cristian Ledesma (1/0)
  • Julio Libonatti (17/15)
  • Francisco Lojacono (8/5)
  • Rinaldo Martino (1/0)
  • Humberto Maschio (2/0)
  • Luis Monti (18/1) *
  • Miguel Ángel Montuori (12/2)
  • Raimundo Orsi (35/13) *
  • Daniel Osvaldo (14/4)
  • Gabriel Paletta (3/0)
  • Bruno Pesaola (1/0)
  • Eduardo Ricagni (3/2)
  • Ezequiel Schelotto (1/0)
  • Alejandro Scopelli (1/0)
  • Enrique Omar Sívori (9/8)
  • Franco Vázquez (2/0)



  • Técnicamente, un oriundo no es considerado un emigrante sino un descendiente de italianos. También se los conoce como "emigrados de segunda generación".
    Además de los 21 argentinos que jugaron en la selección mayor, otros seis defendieron los colores de Italia en selecciones juveniles o combinados no considerados selección absoluta:
    • Arturo Chini Ludueña (Cañada de Gómez, 1904)
    • Alfredo De Vincenzi (Buenos Aires, 1907)
    • Enrique Flamini (Rosario, 1917)
    • Humberto Rosa (Rosario, 1932)
    • Fernando Forestieri (Rosario, 1990)
    • Paolo Hernán Dellafiore (Buenos Aires, 1985)
    Última actualización: junio de 2017

    jueves, 22 de junio de 2017

    Partidos en vivo

    Haz click sobre los siguientes links para acceder a la programación en vivo:

    miércoles, 21 de junio de 2017

    Las estrellas del escudo de Boca Juniors

    Seguramente no te pondrás a contar las estrellitas del escudo, ya que el de Boca Juniors es uno de los pocos emblemas del mundo que cambia con cada campeonato obtenido, una costumbre que empezó en 1932.

    El colega e historiador Oscar Barnade encontró el porqué en la edición del 20 de octubre de 1932 del diario La República, en la que se aseguraba que que el club lo hacía “semejando la costumbre que conservan tradicionalmente algunos pueblos de lucir en su pabellón tantas estrellas como sucesos significativos recuerda su historia”.

    Según el Artículo 1 (inciso 4) del Estatuto del CABJ: "El escudo será engalanado con estrellas representativas cada una de campeonatos obtenidos por su primer equipo de fútbol y por acontecimientos deportivos que, por su significación, puedan equipararse. Cada estrella que se agregue al escudo deberá ser aprobada por la Asamblea de Representantes".

    Boca Juniors 1919
    Boca Juniors tiene 66 títulos oficiales (ver detalle más abajo) pero incluye en su escudo solamente 52 estrellas (con la obtención de la Copa Argentina 2012 la asamblea votó el agregado de la 52ª estrella). La próxima Asamblea deberá considerar agregar, no sólo el Campeonato y la Copa Argentina 2015 y el torneo 2016/17, sino las otras Copas oficiales y corregir lo del Torneo Clausura 1991. La subcomisión de historia del club, dependiente del Departamento de Cultura, presentó un informe detallando todos estos títulos y por qué sería correcto mostrarlos en el escudo.

    ¿Dónde radica la diferencia con la cantidad de títulos obtenidos? En la insignia se toman en cuenta los 30 torneos de Primera División hasta 2012 (6 de la era amateur, 24 del profesionalismo), los 18 certámenes internacionales organizados por la Conmebol (sola o junto a la UEFA), las Copas Argentina de 1969 y 2012 y, el título de honor otorgado por la Gira de 1925 y, erróneamente, el Torneo Clausura 1991, que no otorgó título de campeón. Total, 52.

    Si club incluye por error un torneo que no otorgó título de campeón, excluye torneos oficiales que sí lo hicieron, certámenes que constan en reglamentos, memorias y balances, actas, resoluciones y todo tipo de documento oficial tanto de la Asociación como de Boca Juniors.

    Boca Juniors 2017
    Esta diferencia aparece porque no siempre se respeta la historia, ni se investiga lo suficiente. La página Historia de Boca lo explica: "Durante mucho tiempo, Boca incluyó en su escudo una estrella por el título de 1921... que ganó Huracán y no Boca. Estos errores continuarán hasta que alguna vez se le dé el valor que corresponde a los logros obtenidos".

    La primera versión estrellada del escudo tuvo nueve, todas plateadas, para recordar los títulos de 1919, 1920, 1921, 1923, 1924, el de Honor de 1925 (gira por Europa),1926, 1930 y 1931, este último, el primero del profesionalismo.

    Hasta 1965 siempre se agregó una estrella dorada por cada campeonato de Primera. En 1969 se sumó la Copa Argentina y luego las conquistas internacionales. La cuenta, tras la Copa Argentina 2012, alcanzó a 52. Es el número oficial del actual escudo, que incluye el del Clausura 1991, que no suma como título de Primera.


    TODOS LOS TÍTULOS OFICIALES

    32 campeonatos de liga de 1ª División, organizados por la AFA o sus antecesoras
    Campeonato 1919
    Campeonato 1920
    Campeonato 1923
    Campeonato 1924
    Campeonato 1926
    Campeonato 1930
    Campeonato 1931
    Campeonato 1934
    Campeonato 1935
    Campeonato 1940
    Campeonato 1943
    Campeonato 1944
    Campeonato 1954
    Campeonato 1962
    Campeonato 1964
    Campeonato 1965
    Campeonato Nacional 1969
    Campeonato Nacional 1970
    Campeonato Metropolitano 1976
    Campeonato Nacional 1976
    Campeonato Metropolitano 1981
    Torneo Apertura 1992
    Torneo Apertura 1998
    Torneo Clausura 1999
    Torneo Apertura 2000
    Torneo Apertura 2003
    Torneo Apertura 2005
    Torneo Clausura 2006
    Torneo Apertura 2008
    Torneo Apertura 2011
    Campeonato 2015
    Campeonato 2016/17

    11 copas, organizados por la AFA o sus antecesoras
    Copa Carlos Ibarguren 1919
    Copa Carlos Ibarguren 1923
    Copa Carlos Ibarguren 1924
    Copa Competencia 1925
    Copa Estímulo 1926
    Copa Carlos Ibarguren 1940
    Copa Carlos Ibarguren 1944
    Copa Competencia George VI 1946
    Copa Argentina 1969
    Copa Argentina 2012
    Copa Argentina 2015

    1 título de Honor, otorgado por la Asociación Argentina de Football (resolución 28/7/1926)
    Campeonato de Honor 1925

    18 torneos internacionales organizados por la Conmebol (sola o con a UEFA)
    Copa Libertadores de América 1977
    Copa Intercontinental 1977
    Copa Libertadores de América 1978
    Supercopa 1989
    Recopa Sudamericana 1990
    Copa Master de Supercopa 1992
    Copa de Oro Sudamericana 1993
    Copa Libertadores de América 2000
    Copa Intercontinental 2000
    Copa Libertadores de América 2001
    Copa Libertadores de América 2003
    Copa Intercontinental 2003
    Copa Sudamericana 2004
    Recopa Sudamericana 2005
    Copa Sudamericana 2005
    Recopa Sudamericana 2006
    Copa Libertadores de América 2007
    Recopa Sudamericana 2008

    4 torneos internacionales oficiales organizados por la AFA y la AUF
    Copa Competencia 1919
    Copa de Honor Cousenier 1920
    Copa Confraternidad Escobar-Gerona 1945
    Copa Confraternidad Escobar-Gerona 1946

    En resumen:
    44 títulos locales y 22 títulos internacionales = 66




    martes, 20 de junio de 2017

    Historial del fútbol argentino


    En este listado encontrarás a todos los campeones de la máxima división del fútbol de la Argentina.

    ERA AMATEUR
    Año Torneo Campeón

    1891 Saint Andrew's y Old Caledonians (título compartido)
    1892 (no hubo campeonato)
    1893 Lomas Athletic
    1894 Lomas Athletic
    1895 Lomas Athletic
    1896 Lomas Academy
    1897 Lomas Athletic
    1898 Lomas Athletic
    1899 Belgrano Athletic
    1900 English High School AC
    1901 Alumni
    1902 Alumni
    1903 Alumni
    1904 Belgrano Athletic
    1905 Alumni
    1906 Alumni
    1907 Alumni
    1908 Belgrano Athletic
    1909 Alumni
    1910 Alumni
    1911 Alumni
    1912 AAF Quilmes
             FAF Porteño
    1913 AAF Racing
             FAF Estudiantes de La Plata
    1914 AAF Racing
             FAF Porteño
    1915 Racing
    1916 Racing
    1917 Racing
    1918 Racing
    1919 AAF Boca Juniors
             AAm Racing
    1920 AAF Boca Juniors
             AAm River Plate
    1921 AAF Huracán
             AAm Racing
    1922 AAF Huracán
             AAm Independiente
    1923 AAF Boca Juniors
             AAm San Lorenzo de Almagro
    1924 AAF Boca Juniors
             AAm San Lorenzo de Almagro
    1925 AAF Huracán (a Boca Juniors se lo declaró "Campeón de Honor")
             AAm Racing
    1926 AAF Boca Juniors
             AAm Independiente
    1927 San Lorenzo de Almagro
    1928 Huracán
    1929 Gimnasia y Esgrima La Plata
    1930 Boca Juniors
    1931 AAF Estudiantil Porteño
    1932 AAF Sportivo Barracas
    1933 AAF Sportivo Dock Sud
    1934 AAF Estudiantil Porteño

    AAF: Asociación Argentina de Football
    AAm: Asociación Amateurs de Football
    FAF: Federación Argentina de Football



    ERA PROFESIONAL
    Año Torneo Campeón

    1931 LAF Boca Juniors
    1932 LAF River Plate
    1933 LAF San Lorenzo de Almagro
    1934 LAF Boca Juniors
    1935 Boca Juniors
    1936 River Plate
    1937 River Plate
    1938 Independiente
    1939 Independiente
    1940 Boca Juniors
    1941 River Plate
    1942 River Plate
    1943 Boca Juniors
    1944 Boca Juniors
    1945 River Plate
    1946 San Lorenzo de Almagro
    1947 River Plate
    1948 Independiente
    1949 Racing
    1950 Racing
    1951 Racing
    1952 River Plate
    1953 River Plate
    1954 Boca Juniors
    1955 River Plate
    1956 River Plate
    1957 River Plate
    1958 Racing
    1959 San Lorenzo de Almagro
    1960 Independiente
    1961 Racing
    1962 Boca Juniors
    1963 Independiente
    1964 Boca Juniors
    1965 Boca Juniors
    1966 Racing
    1967 Met Estudiantes de La Plata
             Nac Independiente
    1968 Met San Lorenzo de Almagro
             Nac Vélez Sarsfield
    1969 Met Chacarita Juniors
             Nac Boca Juniors
    1970 Met Independiente
             Nac Boca Juniors
    1971 Met Independiente
             Nac Rosario Central
    1972 Met San Lorenzo de Almagro
             Nac San Lorenzo de Almagro
    1973 Met Huracán
             Nac Rosario Central
    1974 Met Newell's Old Boys
             Nac San Lorenzo de Almagro
    1975 Met River Plate
             Nac River Plate
    1976 Met Boca Juniors
             Nac Boca Juniors
    1977 Met River Plate
             Nac Independiente
    1978 Met Quilmes
             Nac Independiente
    1979 Met River Plate
             Nac River Plate
    1980 Met River Plate
             Nac Rosario Central
    1981 Met Boca Juniors
             Nac River Plate
    1982 Nac Ferro Carril Oeste
             Met Estudiantes de La Plata
    1983 Nac Estudiantes de La Plata
             Met Independiente
    1984 Nac Ferro Carril Oeste
             Met Argentinos Juniors
    1985 Nac Argentinos Juniors
    1985/86 River Plate
    1986/87 Rosario Central
    1987/88 Newell's Old Boys
    1988/89 Independiente
    1989/90 River Plate
    1990/91 Newell's Old Boys
    1991/92 Ape River Plate
                  Cla Newell's Old Boys
    1992/93 Ape Boca Juniors
                  Cla Vélez Sarsfield
    1993/94 Ape River Plate
                  Cla Independiente
    1994/95 Ape River Plate
                  Cla San Lorenzo de Almagro
    1995/96 Ape Vélez Sarsfield
                  Cla Vélez Sarsfield
    1996/97 Ape River Plate
                  Cla River Plate
    1997/98 Ape River Plate
                  Cla Vélez Sarsfield
    1998/99 Ape Boca Juniors
                  Cla Boca Juniors
    1999/00 Ape River Plate
                  Cla River Plate
    2000/01 Ape Boca Juniors
                  Cla San Lorenzo de Almagro
    2001/02 Ape Racing
                  Cla River Plate
    2002/03 Ape Independiente
                  Cla River Plate
    2003/04 Ape Boca Juniors
                  Cla River Plate
    2004/05 Ape Newell's Old Boys
                  Cla Vélez Sarsfield
    2005/06 Ape Boca Juniors
                  Cla Boca Juniors
    2006/07 Ape Estudiantes de La Plata
                  Cla San Lorenzo de Almagro
    2007/08 Ape Lanús
                  Cla River Plate
    2008/09 Ape Boca Juniors
                  Cla Vélez Sarsfield
    2009/10 Ape Banfield
                  Cla Argentinos Juniors
    2010/11 Ape Estudiantes de La Plata
                  Cla Vélez Sarsfield
    2011/12 Ape Boca Juniors
                  Cla Arsenal
    2012/13 Ini Vélez Sarsfield (*)
                  Fin Newell's Old Boys (*)
    2013/14 Ini San Lorenzo de Almagro
                  Fin River Plate
    2014 Racing
    2015 Boca Juniors
    2016 Lanús
    2016/17 Boca Juniors

    Notas:
    LAF: Liga Argentina de Football
    Met: campeonato Metropolitano
    Nac: Torneo Nacional
    Ape: Torneo Apertura
    Cla: Torneo Clausura
    Ini: Torneo Inicial
    Fin: Torneo Final
    (*) Vélez Sarsfield ganó un partido "superfinal" de temporada contra Newell's Old Boys. La AFA lo considera un título.

    COPA ARGENTINA
    Paralelamente a las ligas se juega la Copa Argentina, un torneo federal que imita el formato de las importantes copas europeas:

    año campeón
    1969 Boca Juniors
    1970 no se disputó la 2ª final entre Vélez Sarsfield y San Lorenzo de Almagro
    2011/12 Boca Juniors
    2012/13 Arsenal
    2013/14 Huracán
    2014/15 Boca Juniors
    2015/16 River Plate
    2017 ¿?



    SUPERCOPA ARGENTINA
    Desde 2012 se disputa también la Supercopa Argentina, a un solo encuentro en cancha neutral, entre el ganador de la Copa Argentina y otro equipo proveniente del certamen de Primera División:

    año campeón
    2012 Arsenal
    2013 Vélez Sarsfield
    2014 Huracán
    2015 San Lorenzo de Almagro
    2016 Lanús


    COPA CENTENARIO DE LA AFA
    Fue un torneo oficial, no regular, organizado por la Asociación del Fútbol Argentino en conmemoración del centenario de su fundación, el 21 de febrero de 1893:

    año campeón
    1993 Gimnasia y Esgrima La Plata


    COPA DEL BICENTENARIO
    Partido disputado en 2016 como celebración de los 200 años de la declaración de la independencia entre Lanús y Racing

    año campeón
    2016 Lanús

    lunes, 19 de junio de 2017

    150 años de fútbol argentino

    Este 20 de junio se cumplen 150 años del primer partido de fútbol jugado en la Argentina... Es más, fue el primer match de que se tenga un registro certero en todo el continente americano.

    Fue en Buenos Aires, protagonizado por británicos que se conocían de la bolsa, el comercio exterior y los bancos. ¿El lugar? Prestado por el Buenos Aires Cricket Club, que cedió su predio en la zona de los bosques de Palermo.

    El diario The Standard, que se editaba en inglés en la capital argentina, anunciaba: “Hoy habrá un partido de football en Palermo... entendemos que media ciudad estará allí si el clima se presenta favorable”.

    Pese al frío de la víspera del invierno austral, muchos se juntaron a verlo en el campo de cricket, pero a las 12:30 de aquel jueves feriado por el Corpus Christi, se reunieron solamente 16 jugadores.

    Walter Heald, secretario del Buenos Ayres Football Club fundado un mes antes, escribió en su diario íntimo: “No pudimos sumar más de ocho jugadores por equipo... jugamos por alrededor de dos horas y terminamos completamente exhaustos”.

    Los jóvenes de gorros rojos vencieron a los gorros blancos 4 a 0. Thomas Hogg, capitán de los vencedores, comentó eufórico (y quizá también con aires de visionario) que el football “es el mejor pasatiempo, el más fácil y el más barato para la juventud de la clase media y para el pueblo”. De todos modos, por aquellos tiempos fundacionales, este deporte solamente era jugado por británicos en sus clubes exclusivos.

    Allí, donde hoy está el Planetario de Buenos Aires, un monolito recuerda aquella tarde que -sin que ninguno lo supiera- terminó siendo histórica. Estos “ingleses locos”, que correteaban detrás de una pelota en pantalones cortos, sembraron en tierra fecunda una semilla que hoy cosecha y disfruta todo el continente.


    domingo, 11 de junio de 2017

    Historial de la Copa Mundial Sub-20

    Estos son los 21 campeones mundiales juveniles desde 1977. Junto al año de la edición se consigna el país anfitrión. También se menciona, tras el campeón, al vicecampeón y al tercero:

    1977 - Túnez
    Unión Soviética / México / Brasil

    1979 - Japón
    Argentina / Unión Soviética / Uruguay

    1981 - Australia
    Alemania Federal / Qatar / Rumania

    1983 - México
    Brasil / Argentina / Polonia

    1985 - Unión Soviética
    Brasil / España / Nigeria

    1987 - Chile
    Yugoslavia / Alemania Federal / Alemania Democrática

    1989 - Arabia Saudita
    Portugal / Nigeria / Brasil

    1991 - Portugal
    Portugal / Brasil / Unión Soviética

    1993 - Australia
    Brasil / Ghana / Inglaterra

    1995 - Qatar
    Argentina / Brasil / Portugal

    1997 - Malasia
    Argentina / Uruguay / Irlanda

    1999 - Nigeria
    España / Japón / Malí

    2001 - Argentina
    Argentina / Ghana / Egipto

    2003 - Emiratos Árabes Unidos
    Brasil / España / Colombia

    2005 - Holanda
    Argentina / Nigeria / Brasil

    2007 - Canadá
    Argentina / Rep. Checa / Chile

    2009 - Egipto
    Ghana / Brasil / Hungría

    2011 - Colombia
    Brasil / Portugal / México

    2013 - Turquía
    Francia / Uruguay / Ghana

    2015 - Nueva Zelanda
    Serbia / Brasil / Malí

    2017 - Corea del Sur
    Inglaterra / Venezuela / Italia

    Inglaterra, el último campeón

    Total de títulos: Argentina 6, Brasil 5, Portugal 2, Unión Soviética 1, Alemania 1, Yugoslavia 1, España 1, Ghana 1, Francia 1, Serbia 1 e Inglaterra 1.

    miércoles, 7 de junio de 2017

    Me van a tener que disculpar

    Eduardo Sacheri y uno de los relatos más extraordinarios y emocionantes sobre los goles de Diego Maradona a Inglaterra en la Copa del Mundo México 1986:

    Me van a tener que disculpar. Yo sé que un hombre que pretende ser una persona de bien debe comportarse según ciertas normas, aceptar ciertos preceptos, adecuar su modo de ser a determinadas estipulaciones aceptadas por todos. Seamos más explícitos. Si uno quiere ser un tipo coherente debe medir su conducta, y la de sus semejantes, siempre con la misma idéntica vara. No puede hacer excepciones, pues de lo contrario bastardea su juicio ético, su conciencia crítica, su criterio legítimo.
    Uno no puede andar por la vida reprobando a sus rivales y disculpando a sus amigos por el solo hecho de serlo. Tampoco soy tan ingenuo como para suponer que uno es capaz de sustraerse a sus afectos y a sus pasiones, que uno tiene la idoneidad como para sacrificarlos en el altar de una imparcialidad impoluta. Digamos que uno va por ahí intentando no apartarse demasiado del camino debido, tratando de que los amores y los odios no le trastoquen irremediablemente la lógica.

    Pero me van a tener que disculpar, señores. Hay un tipo con el que no puedo. Y ojo que lo intento. Me digo: no puede haber excepciones, no debe haberlas. Y la disculpa que requiero de ustedes es todavía mayor, porque el tipo del que hablo no es un benefactor de la humanidad, ni un santo varón, ni un valiente guerrero que ha consolidado la integridad de mi patria. No, nada de eso. El tipo tiene una actividad mucho menos importante, mucho menos trascendente, mucho más profana. Les voy adelantando que el tipo es un deportista. Imagínense, señores. Llevo escritas doscientas sesenta y tres palabras hablando del criterio ético y sus limitaciones, y todo por un simple caballero que se gana la vida pateando una pelota.

    Ustedes podrán decirme que eso vuelve mi actitud todavía más reprobable. Tal vez tengan razón. Tal vez por eso he iniciado estas líneas disculpándome.

    No obstante, y aunque tengo perfectamente claras esas cosas, no puedo cambiar mi actitud. Sigo siendo incapaz de juzgarlo con la misma vara con la que juzgo al resto de los seres humanos. Y ojo que no sólo no es un pobre muchacho saturado de virtudes. Tiene muchos defectos. Tiene tal vez tantos defectos como quien escribe estas líneas, o como el que más. Para el caso es lo mismo. Pese a todo, señores, sigo sintiéndome incapaz de juzgarlo. Mi juicio crítico se detiene ante él, y lo dispensa.
    No es un capricho, cuidado. No es un simple antojo. Es algo un poco más profundo, si me permiten calificarlo de ese modo. Seré más explícito. Yo lo disculpo porque siento que le debo algo. Le debo algo y sé que no tengo forma de pagárselo. O tal vez ésta sea la peculiar moneda que he encontrado para pagarle. Digamos que mi deuda halla sosiego en este hábito de evitar siempre cualquier eventual reproche.

    El no lo sabe, cuidado. Así que mi pago es absolutamente anónimo. Como anónima es la deuda que con él conservo. Digamos que él no sabe que le debo, e ignora los ingentes esfuerzos que yo hago una vez y otra por pagarle.

    Por suerte o por desgracia, la oportunidad de ejercitar este hábito se me presenta a menudo. Es que hablar de él, entre los argentinos, es casi uno de nuestros deportes nacionales. Para ensalzarlo hasta la estratosfera, o para condenarlo a la parrilla perpetua de los infiernos. Los argentinos gustamos, al parecer, de convocar su nombre y su memoria. Ahí es cuando yo trato de ponerme serio y distante, pero no lo logro. El tamaño de mi deuda se me impone. Y cuando me invitan a hablar prefiero esquivar el bulto, cambiar de tema, ceder mi turno en el ágora del café a la tardecita. No se trata tampoco de que yo me ubique en el bando de sus perpetuos halagadores, nada de eso. Evito tanto los elogios superlativos y rimbombantes como los dardos envenenados y traicioneros. Además con el tiempo he visto a más de uno cambiar del bando de los inquisidores al de los plañideros aplaudidores, y viceversa, sin que se les mueva un pelo. Y ambos bandos me parecen absolutamente detestables, por cierto.

    Por eso yo me quedo callado, o cambio de tema. Y cuando a veces alguno de los muchachos no me lo permite, porque me acorrala con una pregunta directa, que cruza el aire llevando específicamente mi nombre, tomo aire, hago como que pienso y digo alguna sandez al estilo de Y, no sé, habría que pensarlo; o tal vez arriesgo un vaya uno a saber, son tantas cosas para tener en cuenta;. Es que tengo demasiado pudor como para explayarme del modo en que aquí lo hago. Y soy incapaz de condenar a mis amigos al tórrido suplicio de escuchar mis argumentos y mis justificaciones para ellos. Por empezar les tendría que decir que la culpa de todo la tiene el tiempo. Sí, como lo escuchan, el tiempo. El tiempo que se empeña en transcurrir, cuando a veces debería permanecer detenido. El tiempo que nos hace la guachada de romper los momentos perfectos, inmaculados, inolvidables, completos. Porque si el tiempo se quedase ahí, inmortalizando a los seres y a las cosas en su punto justo, nos libraría de los desencantos, de las corrupciones, de las ínfimas traiciones tan propias de nosotros, los mortales. Y en realidad es por ese carácter tan defectuoso del tiempo que yo me comporto como la hago. Como un modo de subsanar, en mis modestos alcances esas barbaridades injustas que el tiempo nos hace. En cada ocasión en la que mencionan su nombre, en cada oportunidad en la cual me invitan al festín de adorarlo y denostarlo, yo me sustraigo a este presente absolutamente profano, y con la memoria que el ser humano conserva para los hechos esenciales me remonto a ese día, al día inolvidable en el que me vi obligado a sellar este pacto que, hasta el presente, he mantenido en secreto. Digamos que mi memoria es el salvoconducto para volver el tiempo al lugar cristalino del que no debió moverse, porque era el exacto lugar en que merecía detenerse para siempre, por lo menos para el fútbol, para él y para mí.

    Porque la vida es así, a veces se combina para alumbrar momentos como ése. Instantes después de los cuales nada vuelve a ser como era. Porque no puede. Porque todo ha cambiado demasiado. Porque por la piel y por los ojos nos ha entrado algo de lo cual nunca vamos a lograr desprendernos. Esa mañana habrá sido como todas. El mediodía también. Y la tarde arranca, en apariencia, como tantas otras. Una pelota y veintidós tipos. Y otros millones de tipos comiéndose los codos delante de la tele, en los puntos más distantes del planeta.

    Pero ojo, que esa tarde es distinta. No es un partido. Mejor dicho: no es sólo un partido. Hay algo más. Hay mucha rabia, y mucho dolor, y mucha frustración acumulada en todos esos tipos que miran la tele. Son emociones que no nacieron por el fútbol. Nacieron en otro lado. En un sitio mucho más terrible, mucho más hostil, mucho más irrevocable. Pero a nosotros, a los de acá, no nos cabe otra que contestar en una cancha, porque no tenemos otro sitio, porque somos pocos, estamos solos, porque somos pobres. Pero ahí está la cancha, el fútbol, y son ellos o nosotros. Y si somos nosotros el dolor no va a desaparecer, ni la humillación ha de terminarse. Pero si son ellos. Ay, si son ellos. Si son ellos la humillación va a ser todavía más grande, más dolorosa, más intolerable. Vamos a tener que quedarnos mirándonos las caras, diciéndonos en silencio “te das cuenta, ni siquiera aquí, ni siquiera esto se nos dio a nosotros”. Así que están ahí los tipos. Los once tuyos y los once de ellos. Es fútbol, pero es mucho más que fútbol. Porque cuatro años es muy poco tiempo como para que te amaine el dolor y se te apacigüe la rabia. Por eso no es sólo fútbol.

    Y con semejantes antecedentes de tarde borrascosa, con semejante prólogo de tragedia, va ese tipo y se cuelga para siempre del cielo de los nuestros. Porque se planta enfrente de los contrarios y los humilla. Porque los roba. Porque delante de sus ojos los afana. Y, aunque sea, les devuelve ese afano por el otro, por el más grande, por el infinitamente más enorme y ultrajante. Porque aunque nada cambie allá están ellos, en sus casas y en sus calles, en sus pubs, queriéndose comer las pantallas de pura rabia, de pura impotencia de que el tipo salga corriendo mirando de reojito al árbitro que se compra el paquete y marca el medio.

    Hasta ahí, eso sólo ya es historia. Ya parece suficiente. Porque le robaste algo al que te afanó primero. Y aunque lo que él te robó te duele más, vos te regodeás porque sabés que esto, igual, le duele. Pero hay más. Aunque uno desde acá diga “bueno, es suficiente, me doy por hecho”, hay más. Porque el tipo, además de piola es un artista. Es mucho más que los otros.

    Arranca desde el medio, desde su campo, para que no queden dudas de que lo que está por hacer no lo ha hecho nadie. Y aunque va de azul, va con la bandera. La lleva en una mano, aunque nadie la vea. Empieza a desparramarlos para siempre. Y los va liquidando uno por uno, moviéndose al calor de una música que ellos, pobres giles, no entienden. No sienten la música, pero van sintiendo un vago escozor, algo que les dice que se les viene la noche. Y el tipo sigue adelante. Para que empiecen a no poder creerlo. Para que no se lo olviden nunca. Para que allá lejos los tipos dejen la cerveza y cualquier otra cosa que tengan en la mano. Para que se queden con la boca abierta y la expresión de tontos, pensando que no, que no va a suceder, que alguno lo va a parar, que ese morochito vestido de azul y de argentino no va a entrar al área con la bola mansita a su merced, que alguien va a hacer algo antes de que le amague al arquero y lo sortee por afuera, de que algo va a pasar para poner en orden la historia y las cosas sean como Dios y la reina mandan, porque en el fútbol tiene que ser como en la vida, donde los que llevan las de ganar ganan, y los que llevan las de perder pierden. Se miran entre ellos y le piden al de al lado que los despierte de la pesadilla. Pero no hay caso, porque ni siquiera cuando el tipo les regala una fracción de segundo más, cuando el tipo aminora el vértigo para quedar de nuevo bien parado de zurdo, ni siquiera entonces van a evitar entrar en la historia como los humillados, los once ingleses despatarrados e incrédulos, los millones de ingleses mirando la tele sin querer creer lo que saben que es verdad para siempre, porque ahí va la bola a morirse en la red para toda la eternidad, y el tipo va a abrazarse con todos y a levantar luego los ojos hacia el cielo. Y hace bien en mirar al cielo, porque no sé si sabe, pero ahí están todos, todos los que no pueden mirarlo por la tele ni comerse los codos.

    Porque el afano estaba bien, pero era poco. Porque el afano de ellos era demasiado grande. Así que faltaba humillarlos por las buenas. Inmortalizarlos para cada ocasión en que ese gol volviese a verse una vez y otra vez y para siempre en cada rincón del mundo. Ellos volviendo a verse una y mil veces hasta el cansancio en las repeticiones incrédulas. Ellos pasmados, ellos llegando tarde al cruce, ellos viéndolo todo desde el piso, ellos hundiéndose definitivamente en la derrota, en la derrota pequeña y futbolera y absoluta y eterna e inolvidable. Así que, señores, lo lamento. Pero no me jodan con que lo mida con la misma vara con la que suponen debo juzgar a los demás mortales. Porque yo le debo esos dos goles a Inglaterra. Y el único modo que tengo de agradecérselo es dejarlo en paz con sus cosas. Porque, ya que el tiempo cometió la estupidez de seguir transcurriendo, ya que optó por dejar que los ingleses tuvieran todavía los otros días de su vida para tratar de olvidarse de ese, al menos yo debo tener la honestidad de recordarlo para toda la vida.


    domingo, 4 de junio de 2017

    El fútbol en Kiribati

    Kiribati (pronunciado "Kíribas" en gilbertés), oficialmente la República de Kiribati (en inglés: Republic of Kiribati; en gilbertés: Ribaberikin Kiribati), es un archipiélago y país insular ubicado en la zona central oeste del océano Pacífico, al noreste de Australia. Está integrada por un grupo de 33 atolones coralinos y la isla volcánica de Banaba diseminados en un área de más de tres millones de kilómetros cuadrados. Entre ellos destaca Kiritimati (Isla Christmas), el atolón más grande del mundo y primer lugar poblado del planeta en dar la vuelta al calendario cada año.

    Al igual que Tuvalu, está amenazado por la elevación del nivel del mar por causa del calentamiento global: un informe de la ONU de 1989 demostró que Kiribati sería uno de los primeros países en desaparecer.

    Kiribati es independiente desde 1979 y se convirtió en miembro pleno de la ONU en 1999. Su capital y ciudad más poblada es Tarawa Sur. Allí se encuentra la Kiribati Islands Football Association (KIFA), órgano rector del fútbol en el país, y el Bairiki National Stadium, con capacidad para 2500 espectadores.

    La población de 103 mil habitantes se reparte en el archipiélago, mitad al norte y mitad al sur de Ecuador, y atravesado también por la línea internacional de fecha: hasta el año 2000 (cuando el gobierno decidió adoptar una sola zona horaria) cruzar la nación significaba cambiar de día en día.

    Selección de Kiribati
    A diferencia de otras naciones del Pacífico, donde el rugby es el deporte mayoritario, en Kiribati son fuertemente aficionados al fútbol. Por eso, el principal objetivo es poder ingresar a la FIFA. Ya son miembro de la confederación de Oceanía e integran la ConIFA, pero el objetivo mayor pasa por Zúrich.

    "Te mauri, te raoi ao te tabomoa" es un deseo que en el lenguaje gilbertense significa "salud, paz y prosperidad". Con este lema, cierra cada carta que Ioteba Redfern, presidente de la KIFA, envía periódicamente a la sede suiza de la FIFA para dar cuenta de fútbol en el país. El propósito de una década de insistencia es que finalmente el máximo organismo del fútbol mundial acepte a Kiribati.


    El colega Stefano Fonsato (de Eurosport) dialogó con Redfern: "Si ingresamos a la FIFA tendríamos los fondos que nos permitirían construir una instalaciones mínimas para poder practicar fútbol dignamente. Pero puede ocurrir lo contrario: se darán las condiciones, pero también habrá demandas y se creará una enorme paradoja de la que es casi imposible salir", especifica el directivo.

    A la FIFA le preocupa el hecho de que haya una cancha de fútbol en condiciones, pero de estos atolones a la par del nivel del mar, es imposible concebir un césped natural, sólo hay arena de coral. "Una solución -continúa Redfern- sería el campo de césped artificial (que no es reconocida oficialmente por la FIFA entre los requisitos de registro), pero ¿con qué dinero los construiríamos?". A diferencia de Gibraltar, las Islas Feroe o Guam, Kiribati es totalmente independiente y no cuenta con apoyo de otras naciones. Las empresas locales son muy pequeñas como para apoyar financieramente el proyecto.

    Bairiki National Stadium
    Pero Jake Kewley, DT de la selección, explica un problema aún mayor: la malnutrición. En Kiribati no hay cultivos, más allá de la palma de coco. Gran parte de la población es obesa o padece trastornos de la alimentación preocupantes. "Y esto también influye en el fútbol", dice.

    A nivel local se juega cada año una liga. La primera de la que se tengan noticias se disputó en 1984. El torneo 2016 fue totalmente financiado por el gobierno de Taiwán, con el que Kiribati tiene relaciones diplomáticas debido a los derechos de pesca pagados por Taipei, además de las dos Coreas. Estos derechos son la única fuente de ingresos para la economía local, junto con algunas donaciones de Japón y Australia. El certamen es algo "desprolijo"con varios equipos mixtos entre hombres y mujeres, y muchos futbolistas que juegan descalzos. De un partido a otro los equipos se prestan los pocos juegos de camisetas disponibles y también comparten los botines.

    Para cerrar, dos imágenes que emparentar al fútbol de Kiribati con la Argentina: una premiación en el estadio Bairiki en la que aparecen dos camisetas (no oficiales) de Boca Juniors y una escena en la que los protagonistas lucen casacas de la selección celeste y blanca.



    sábado, 3 de junio de 2017

    Historial de la Copa de Campeones de Europa / UEFA Champions League


    La Liga de Campeones de la UEFA (nombre oficial en inglés: UEFA Champions League; también conocida en España e Hispanoamérica como Copa de Europa o simplemente Champions) es el torneo europeo más importante a nivel de clubes organizado por la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA). Fue creada en 1955 bajo la denominación de Copa de Clubes Campeones Europeos (nombre original en francés: Coupe des Clubs Champions Européens), para enfrentar a los campeones de las diferentes ligas nacionales del continente.

    Tradicionalmente la Copa era disputada por los campeones de todos los países de la UEFA (aunque hubo algunas excepciones en el primer año o dos, por ejemplo, el representante holandés en el 55/56 no fue campeón Willem II, sino el PSV). Desde la temporada 1991/92 el tradicional formato de "knock-out" fue sustituido por la estructura la liga durante alguna etapa de la competición, con el fin de garantizarle más partidos a los "equipos grandes" y más dinero de la TV a la UEFA.
    En 1994/95 se les permitió entrar sólo a los supuestamente "24 mejores" campeones de los países miembro; los demás fueron relegados a la Copa UEFA.

    En 1997/98 se les permitió a todos los campeones entrar de nuevo, pero las invitaciones se hicieron también a los subcampeones de los ocho "mejores" países, con 8 equipos cabeza de serie para la fase de liga y los otros teniendo que afrontar varias rondas de clasificación. En 1999/2000, el "mejor" los países pudo introducir hasta 4 equipos y la primera fase de grupos se amplió a 32 clubes; seguida por una segunda fase de grupos de 16 equipos (en 2003/04 esta segunda fase de grupos fue abolida).
    Desde 1997/98, los perdedores de la última ronda de clasificación pasan a la Copa UEFA (ahora Europa League). Desde 1999/2000 se modificó y fueron los equipos clasificados en tercer lugar de la de la primera fase de grupos los que pasaron a las últimas rondas de la Copa UEFA.

    El Real Madrid es el equipo que más veces la ganó: 12; seguido por el Milan (7), el Barcelona, el Bayern München y el Liverpool (5). En cuanto a países, los españoles lideran con 17, seguidos por italianos e ingleses, con 12 conquistas cada uno.

    HISTORIAL
    1955/56 Real Madrid
    1956/57 Real Madrid
    1957/58 Real Madrid
    1958/59 Real Madrid
    1959/60 Real Madrid
    1960/61 Benfica
    1961/62 Benfica
    1962/63 Milan
    1963/64 Internazionale
    1964/65 Internazionale
    1965/66 Real Madrid
    1966/67 Celtic
    1967/68 Manchester United
    1968/69 Milan
    1969/70 Feyenoord
    1970/71 Ajax
    1971/72 Ajax
    1972/73 Ajax
    1973/74 Bayern München
    1974/75 Bayern München
    1975/76 Bayern München
    1976/77 Liverpool
    1977/78 Liverpool
    1978/79 Nottingham Forest
    1979/80 Nottingham Forest
    1980/81 Liverpool
    1981/82 Aston Villa
    1982/83 Hamburger SV
    1983/84 Liverpool
    1984/85 Juventus
    1985/86 Steaua Bucuresti
    1986/87 Porto
    1987/88 PSV Eindhoven
    1988/89 Milan
    1989/90 Milan
    1990/91 Crvena zvezda
    1991/92 Barcelona
    1992/93 Olympique Marseille
    1993/94 Milan
    1994/95 Ajax
    1995/96 Juventus
    1996/97 Borussia Dortmund
    1997/98 Real Madrid
    1998/99 Manchester United
    1999/00 Real Madrid
    2000/01 Bayern München
    2001/02 Real Madrid
    2002/03 Milan
    2003/04 Porto
    2004/05 Liverpool
    2005/06 Barcelona
    2006/07 Milan
    2007/08 Manchester United
    2008/09 Barcelona
    2009/10 Internazionale
    2010/11 Barcelona
    2011/12 Chelsea
    2012/13 Bayern München
    2013/14 Real Madrid
    2014/15 Barcelona
    2015/16 Real Madrid
    2016/17 Real Madrid
    Real Madrid, el último campeón

    LISTA DE CAMPEONES POR PAÍSES
    España - 17
    Italia - 12
    Inglaterra - 12
    Alemania - 7
    Holanda - 6
    Portugal - 4
    Francia - 1
    Rumania - 1
    Escocia - 1
    Yugoslavia - 1

    jueves, 1 de junio de 2017

    Botín de Oro europeo

    El Botín de Oro es el trofeo con el que se premia cada año al mayor goleador de las ligas europeas. La European Sports Magazines empezó a otorgarlo en la temporada 1967/68.
    Actualmente, la clasificación se obtiene con un sistema de puntos que pondera el nivel de la liga en la que compita un jugador: en los campeonatos de España, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia los goles se valoran con 2 puntos. En el caso de Austria, Holanda, Bélgica, Portugal, Turquía, Bulgaria, Croacia, Escocia, Grecia, Israel, Noruega, Polonia, República Checa, Rusia, Serbia, Suiza y Ucrania cada gol da 1,5 puntos.
    En las ligas de Albania, Andorra, Armenia, Azerbaiján, Bosnia-Hercegovina, Belarús, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Islas Feroe, Georgia, Gales, Hungría, Irlanda, Irlanda del Norte, Islandia, Kazajstán, Lituania, Luxemburgo, Letonia, Macedonia, Malta, Moldavia, Montenegro, Rumania y Suecia cada gol se cuenta con 1 punto.
    Esta clasificación está basada en los coeficientes UEFA de cada liga y puede variar cada año.

    1968 a 1990
    Temporada / Ganador (Nacionalidad) Goles / Club
    1967/68 Eusébio (Portugal) 42 Benfica
    1968/69 Petar Zhekov (Bulgaria) 36 CSKA Sofia
    1969/70 Gerd Müller (Alemania Federal) 38 Bayern München
    1970/71 Josip Skoblar (Yugoslavia) 44 Olympique de Marseille
    1971/72 Gerd Müller (Alemania Federal) 40 Bayern München
    1972/73 Eusébio (Portugal) 40 Benfica
    1973/74 Héctor Yazalde (Argentina) 46 Sporting Lisboa
    1974/75 Dudu Georgescu (Rumania) 33 Dinamo Bucarest
    1975/76 Sotiris Kaiafas (Chipre) 39 Omonia Nicosia
    1976/77 Dudu Georgescu (Rumania) 47 Dinamo Bucarest
    1977/78 Hansi Krankl (Austria) 41 Rapid Viena
    1978/79 Kees Kist (Holanda) 34 AZ Alkmaar
    1979/80 Erwin Vandenbergh (Bélgica) 39 Lierse SK
    1980/81 Georgi Slavkov (Bulgaria) 31 Trakia Plovdiv
    1981/82 Wim Kieft (Holanda) 32 Ajax
    1982/83 Fernando Gomes (Portugal) 36 Porto
    1983/84 Ian Rush (Gales) 32 Liverpool
    1984/85 Fernando Gomes (Portugal) 39 Porto
    1985/86 Marco Van Basten (Holanda) 37 Ajax
    1986/87 Toni Polster (*) (Austria) 39 Austria Viena
    1987/88 Tanju Çolak (Turquía) 39 Galatasaray
    1988/89 Dorin Mateut (Rumania) 43 Dinamo Bucarest
    1989/90 Hristo Stoichkov (Bulgaria) 38 CSKA Sofia - Hugo Sánchez (México) 38 Real Madrid

    (*) Rodion Cămătaru fue descalificado al cometerse varias irregularidades en numerosos partidos de la Liga Rumana, anotó 20 goles en 6 partidos, lo que le llevó a la cifra total de 44 goles.

    1991 a 1996
    Durante este período no fue otorgado ningún premio al goleador de Europa, pero a continuación se muestran los jugadores que lo hubiesen ganado:
    Temporada / Ganador (Nacionalidad) Goles / Club
    1990/91 Darko Pancev (**) (Yugoslavia) 34 Crvena Zvezda
    1991/92 Ally McCoist (Escocia) 34 Glasgow Rangers
    1992/93 Ally McCoist (Escocia) 34 Glasgow Rangers
    1993/94 David Taylor (Gales) 43 Porthmadog FC
    1994/95 Arsen Avitisyan (Armenia) 39 Homenhem
    1995/96 Zviad Endeladze (Georgia) 40 Margveti

    (*) Darko Pancev recibió el premio en 2006, pues después de una protesta desde Chipre, donde un jugador había anotado 40 goles, France Football decidió quitarle la oficialidad a la competición hasta 1996.

    1997 a la actualidad
    Temporada / Ganador (Nacionalidad) Goles / Club
    1996/97 Ronaldo (Brasil) 34 Barcelona
    1997/98 Nikos Machlas (Grecia) 34 Vitesse
    1998/99 Mário Jardel (Brasil) 36 Porto
    1999/00 Kevin Phillips (Inglaterra) 30 Sunderland
    2000/01 Henrik Larsson (Suecia) 35 Celtic FC
    2001/02 Mário Jardel (Brasil) 42 Sporting Lisboa
    2002/03 Roy Makaay (Holanda) 29 Deportivo La Coruña
    2003/04 Thierry Henry (Francia) 30 Arsenal
    2004/05 Diego Forlán (Uruguay) 25 Villarreal - Thierry Henry (Francia) 25 Arsenal
    2005/06 Luca Toni (Italia) 31 Fiorentina
    2006/07 Francesco Totti (Italia) 26 Roma
    2007/08 Cristiano Ronaldo (Portugal) 31 Manchester United
    2008/09 Diego Forlán (Uruguay) 32 Atlético de Madrid
    2009/10 Lionel Messi (Argentina) 34 Barcelona
    2010/11 Cristiano Ronaldo (Portugal) 40 Real Madrid
    2011/12 Lionel Messi (Argentina) 50 Barcelona
    2012/13 Lionel Messi (Argentina) 46 Barcelona
    2013/14 Luis Suárez (Uruguay) 31 Liverpool - Cristiano Ronaldo (Portugal) 31 Real Madrid
    2014/15 Cristiano Ronaldo (Portugal) 48 Real Madrid
    2015/16 Luis Suárez (Uruguay) 49 Barcelona
    2016/17 Lionel Messi (Argentina) 37 Barcelona

    El Botín de Oro es llamado Bota de Oro en España. También se lo conoce como Golden Boot (inglés), Souier d'Or (francés), Scarpa d'Oro (italiano), Goldener Schuh (alemán), Bota de Ouro (portugués), Gouden Schoen (holandés), Gheata de Aur (rumano), Златна обувка (búlgaro), Guldskon (sueco), Altın Ayakkabı Ödülü (turco), Χρυσό Παπούτσι (griego) y Zlatna kopačka (croata), por citar solamente los idiomas de los ganadores.